PiensaBlogs, la prensa del futuro se lee en internet    

Viajar por Italia, tu blog de viajes por Italia



La imagen es espectacular y antes de saber a que se debe lo primero que se me pasó por la cabeza fue pensar que esta podía ser una reproducción y formar parte del escenario de una película. Es un poco sacar la imaginación a volar, hasta que le leído realmente lo que pasó.

El hecho sucedió en el 2007 cuando un hombre arrojó un bote de pintura roja a la fuente, que con la corriente de succión que mueve el agua, se extendió rapidísimamente hasta llegar a salir por los caños con lo que parecía que de la fuente brotaba "sangre" ( un poco peliculero, lo se....). 

La acción respondía a un acto de protesta contra la aprobación de un presupuesto de 15 millones de dólares para el RomeFilmFest como posteriormente se supo y es que por las cercanía se encontraron unos panfletos que el grupo "ATM Azionefuturista 2007" repartía en los cuales se se leía "Querían una alfombra roja – queremos una ciudad enteramente en bermellón. Nosotros los que somos vulnerables, viejos, enfermos, estudiantes, trabajadores, venimos con bermellón para colorear su gris".

No hay que decir que los técnicos rápidamente cortaron el suministro de agua y procedieron a su limpieza, con lo que la fuente no resultó afectada, pero la imagen de la Fontana di Trevi teñida de rojo, quedará para posteridad.

En el video que os dejo podeis ver la acción tal y como  se desarrolló, que fué grabada por un turista que en ese mismo momento se encontraba en el lugar.

vía: es.wikinews.org



Ayer mencioné el Ristorante Cavallino, uno de los restaurantes más emblemáticos de Maranello, la villa Ferrari, que es como muchos la conocen por la vinculación desde hace más de 30 años del pueblo con la marca legendaria.

Este restaurante es un homenaje a Ferrari y en el se respira el ambiente de la famosas escudería. Fue el mismo Enzo Ferrari el que en 1984 le propusiera a Guiuseppe Neri la idea de abrir un restaurante frente a la fábrica y este la creó como un reflejo más de la gran imagen de la escudería en el mundo.

Enclavado en una bonita casa de estilo tradicional, está construida en piedra y rodeada de unos exuberantes jardines. En el era muy habitual ver comer a Il Commendatore y hoy sigue siendo el restaurante más emblemático de la villa. En su comedor se puede coincidir con pilotos, gente de la escudería, y es cita obligada para los fans de la marca.

La decoración es totalmente monotemática, y en cada rincón se encuentran verdaderas joyas como un motor de los coches rojos, una maqueta a escala, algunos trofeos y caballinos de diferentes tamaños. Su ambiente es confortable e informal, con paredes blancas, ladrillo visto y muebles de madera clara.

La carta es el reflejo de la mejor cocina de la zona, recordemos que Maranello está en la región de Emilia- Romagna, basada en productos frescos donde destaca la pasta fresca, que se elabora diariamente, y diversas preparaciones de pescados.

Entre sus especialidades se puede degustar verdaderas exquisiteces.

Para empezar el Culstello di Zibello, que es un embutido muy conocido del norte de Italia, parecido a la cecina que se come con espinacas baby y queso Parmigiano Reggiano. Despues se puede elegir entre unos tortelinis en caldo de capón o el entrecotte de buey con vinagre balsámico extra viejo de módena. Y para postre la famosa Zuppa, pastas de almendra al Amaretto o una tarta de chocolate con queso mascarpone.

Y para regar tan suculenta comida entre los vinos destacan algunos elaborados en la misma zona como es el Lambrusco al Sangiovese y Pignoletto.



Hoy ha sucedido lo que muchos estábamos deseando, ver a Alonso vestido de rojo y haciendo podio. Dos años hemos tenido que esperar para ver cumplido el sueño del asturiano después de mucho esfuerzo, sudor, y seguro que más de una lágrima vertida a escondidas.

Atrás quedaron los disgustos con McLaren, las broncas con y los malos rollos con Hamilton, y es que por fin nuestro bicampeón tienen un coche a su medida y ya navega en post de un nuevo título.

No es por lanzar las campanas al vuelo, pero si que se puede decir que se rifa un campeonato y Alonso junto con Ferrari lleva muchas papeletas para ser el ganador.

Ójala esto sea así y al final de esta temporada pueda dedicarle un nuevo por con mis felicitaciones tanto a el como a la escudería que ha conseguido que los aficionados a al F1 en España y los seguidores de Alonso, volvamos a soñar.

Es por esto por lo que he decidido hablar en este blog de una leyenda, una marca símbolo de Italia, Ferrari. Pero no hablaré de los coches sino de el pueblo de Ferrari, Maranello, donde se encuentra la fábrica del Cavallino y el restaurante con el mismo nombre que hace honores a la mejor mesa italiana de la región Emilia-Romagna. Pero además daremos u paseo por todo lo que la zona nos puede ofrecer y mencionaremos todo aquello que es digno de ver si viajamos por la zona.

Maranello se podría decir que es el centro Ferrari y es que allí está situada su fábrica, su museo y su restaurante. Un lugar de peregrinación para los miles de fans del "cavallino rampante" y de visita obligada por lo menos una vez en la vida.

Situado en la región Emilia Romana al norte de Italia, se encuentra a 18 kilómetros al sur de la capital, Módena. Esta es conocida como "Terra di Motori" por albergar las principales fábricas de automóviles deportivos como Maseratti, Lamborghini, De Tomasso, o Pagini.

Maranello está unida a Ferrari desde 1943, y hoy es la esencia de esta próspera villa de unos 16.216 habitantes, en la que todo está impregnado de los colores de la famosa casa automovilística.

Nada más entrar el visitante es recibido por una estatua del “cavallino rampante” pero son muchas las cosas el visitante puede ver la Galería Ferrari, el museo que cuenta la historia del grupo a través de imágenes, recuerdos históricos, coches antiguos, monoplazas de F1, trofeos y hasta motores.

Hasta el 30 de abril se pude además visitar la exposición Non Solo Rosse, dedicada a desentrañar la historia del coloren la imagen a la marca donde además del rojo en el mundo Ferrari hay más colores.

Después se puede seguir el recorrido por la tienda Ferrari, donde se encontrarán recuerdos de todos los tipos, tamaños y precios. Para continuar con la  Ggalleria del Vento, obra de gran valor arquitectónico y tecnológico creada por el famoso Renzo Piano, e inaugurado en 1997.
Dentro se encuentra una pista en movimiento que va sincronizada con la velocidad del viento  donde actualmente se realizan pruebas a escala de los vehículos para simular cualquier tipo de acción.

Otro lugar de visita obligada es el circuito de Velocidad de Fiorano para terminar en el monumento de Il Commendatore, una obra que Piero Ferrari entregó a Maranello en 1998 para celebrar el centenario de Enzo Ferrari, fundador de la marca, situada en la Piazza Libertá, junto al Ayuntamiento de la ciudad.

Y si tenéis la suerte de pasar por la región en época de campeonato, saber que el Auditorium Enzo Ferrari abre cada domingo sus puertas para que todos los fans  de la formula uno puedan ver dentro la retransmisión en directo de la carrera. Y si la escudería gana, las campañas de las iglesia resonarán en su honor.

También se puede conseguir ver la fábrica por dentro, pero para eso hay que cita previa.

Como colofón final que mejor que reponer fuerzas en el restaurante Il Cavallino, con ambiente 100% Ferrari donde se pueden degustar los platos típicos de la zona www.ristorante-cavallino.it

fotos vía: automobilemag.com



Algunas cosas curiosas digna de contar son cosas como saber donde va el dinero que diariamente es arrojado en la fuente por los millones de turistas que cada año lanzan su mayores deseos.

La Fontana di Trevi es diariamente vaciada en un proceso de limpieza en el que además se retiran todas la monedas que en el día los turistas hayan podido lanzar. Seguramente nunca lo habrías pensado pero es totalmente lógico ya que si no fuera así en pocos años en lugar de agua la fuente luciría sobre un manto de dinero.

Se calcula que aproximadamente de media diaria se recaudan unos 6000€ y este dinero es destinado a la organización sin ánimo de lucro, Cáritas.

En el 2006 la ONG católica puso en marga junto con el ayuntamiento de la capital,  una iniciativa que bajo el nombre de "Emporio Cáritas" tenía como objetivo crear un supermercado gratuito para pobres como forma de hacer frente a las nuevas y viejas formas de pobreza.

En la presentación del proyecto, Walter Veltroni, alcalde de Roma de ese momento, señaló que se trataba de una "gran iniciativa de solidaridad y justicia social". Y el representante de Cáritas Roma, Guidino di Tora, explicó que el supermercado se situaría en la ciudad de la solidaridad de Santa Giacinta, y suministraría artículos de primera necesidad a unas 5.000 familias que sobreviven con bajos sueldos, mediante "créditos de compra".

Antes de esto en el 2002 el Ayuntamiento tuvo que aprobar una ley en la que se prohibía la "pesca" en la Fontana di Trevi. Por lo visto diariamente un grupo fijo de "gente con problemas y adicciones" se dedicaban a la pesca nocturna en busca de las monedas de la fuente,  excepto los lunes donde Cáritas mandaba a sus voluntarios para recaudar fondos.

La ley se puso en marcha el 29 de julio después de que saliera un artículo de prensa en el que se hacía alusión a los millares de euros que se embolsaban los recogedores cada día (unos 600€), momento en el que el ayuntamiento se hizo cargo de la recolección semanal.

En el vídeo podéis ver un momento grabado por un turista que presencia como un pescador de monedas se adentra en la fuente ante la mirada atónita de los allí congregados que no pararon de insultarle ante su acto. Aunque todo hay que decirlo, el hombre ni se inmuta.

fotos wikipedia: wikimedia.org, caritasroma.it



Domando las aguas es el nombre que recibe el conjunto iconográfico, que compone la fuente más famosa de toda Italia. Un proyecto monumental, mide 25,9 m de alto y 19,8 de ancho) que no deja indiferente a nadie por su mezcla perfecta entre agua y roca.

Ya con este título nos podemos hacer una idea de su significado, o por lo menos intuirlo aunque no se sepa completamente, y más obserbando cada figura.

La estatua principal, creado por Pietro Bracci, es Neptuno. Esta aparece situada en el centro, bajo el abrigo de un arco del triunfo sobreexpuesto robustamente modelado, dentro un nicho o exedra, y enmarcado por columnas exentas, que le añaden luces y sombras. A sus lados se pueden contemplar dos tritones que guían la carroza en forma de concha tirada y domando a los caballos de mar que tiran de ella, uno más salvaje y otro algo más manso que simbolizan las dos caras del mar. Estas últimas figuras crean con su presencia un equilibro simétrico de gran contraste por su pose y disposición, influencia del Rococó.
Encima los bajorrelieves ilustran el origen romano de los acueductos. Y uno de los relieves del primer nivel nuestra una niña, Trivia, de la que puede derivar el nombre de la fuente, quién según parece podría ser la decubridora del manantial, y la que se lo señaló a unos sedientos soldados romanos.

Y a los lados, en nichos más pequeños, vemos las estatuas de Abundancia (a la izquierda) y Salubridad (a la derecha), fueron esculpidas por Filippo Della Valle. Pero en 1762 Giuseppe Pannini sustituyó las suaves alegorías presentes por esculturas planas de Agripa y Trivia, la diosa romana.



Una de las costumbres más famosas que se ha extendido por todo el mundo es la de tirar una moneda a la Fontana di Trevi, con la mano derecha y pasandola por encina del hombro izquierdo, situandose de espalda mientras se piede un deseo.

Esta costumbre se puso de moda con la película Tres monedas en la fuente, donde sus tres protagonistas lo hacía, y lo que dió pie a que surgiera la leyenda urbana donde se aseguraba que quien lanzara una moneda volvería a Roma, si  lanzaba dos, se enamoraría de un/a Romana/o, y tres que se casaría con el o ella en Roma.

Pero la verdad es que el origen de esta costumbre está, según nos comentó la guía con la que yo íbamos, de cuando los soldados que iban a la guerra pedian en la fuente volver a Roma, sanos y salvos, aunque en su momento no parece que lanzaran una moneda sino que bebieran un vaso de su agua dulce como gesto de buena suerte.

Además por otro lado nos comentaron, pero en plan gracioso, que había quiene ya habían ampliado el número de monedas y se decía que si lanzabas 4 momedas te divorciabas, y con 5 que perdía de vista a la suegra. 

La Fontana di Trevi ha sido protagonista de muchas películas Hollywoodienses y es que además de la ya mencionada, fueron muchas otras donde aparecía como símbolo de la "Dolce Vita".

A la película de "Tres monedas en la fuente" filmada en 1954, le siguieron:
- La dolce vita de 1960, que contiene la escena más famosas del cine italiano donde  Anita Ekberg se zambulle en la fuente, invitando a Marcello Mastroianni a hacer lo mismo.
- Tototruffa '62 de 1961: Totò intentaba vender la fuente a unos ingenuos y confiados turistas.
- The Lizzie McGuire Movie sale la fuente al principio de la película.
- Elsa y Fred: donde al final de la película Elsa se zambulle en la fuente.
- Sabrina Goes to Rome: En ella Sabrina va a la fuente iniciando la película.

Como no encuentro mi foto tirando la momenda os dejo las de unos chicos que he encontardo en iolus.blogspot.com



 

La Fontana di Trevi es una de las fuentes más famosas e importantes de Roma, y personalmente me parece maravillosa y pienso que se merece esa fama.

Se trata de una fuente monumental situada en el cruce de tres pequeñas calles (tre vie) lo que hace que el visitante, al llegar a ella, se sorprenda. Nunca nadie se hubiera podido imaginar que semejante construcción pudiera estar "encajonada" en esta zona.

Esto en las fotos no se intuye, pero contra lo que puede parecer algo negativo, contribuye a su espectacularidad.

Siempre llena de turistas, en sus peldaños se mezclan bohemios autóctonos, o no, con visitantes ocasionales, y comerciantes callejeros vendiendo los recuerdo de tan insigne obra. Reproducciones en miniatura, imanes, postales para aquellos que, como una servidoras, se fueran enamorados de la Fontana. 

La Fotana di Trevi es la fuente barroca más grande y ambiciosa de toda Italia que alcanza unas dimensiones de 25,9 m de alto y 19,8 de ancho.

Situada en el rione de Trevi (rio de Trevi), según la división de la actual administración, marcaba en su momento el final del Agua Virgo (Acqua Vergine) que era uno de los antiguos acueductos que suministraban agua a Roma.

La construcción del acueducto se inició en el siglo 19 a.c cuando técnicos romanos, con la ayuda de la virgen, según dicen, localizaron un manantial de agua pura a 22 kilómetros de la ciudad. 

El Acqua Vergine fué utilizada durante 400 años llevando agua hasta los Baños de Agripa, hasta que fue destruida por los suevos, godos y hunos.

El papa Nicolás V ordenó la reparación del acueducto en 1453 y al final del mismo se colocó una simple pileta obra del arquitecto humanista León Batista Alberti.

Siglos mas tarde, ya en el renacimiento, se levantaría, siguiendo una costumbre romana donde era normal construir una bonita fuente al final de todos los acueductos, la Fontana di Trevi.

Fue el Papa Urbano VIII quién en 1625, encontrando la fuente insuficientemente dramática, pidió al arquitecto y escultor, Bernini, un proyecto que no llegó a hacerse por la muerte del pontífice.  Su idea era cambiar la fuente de posición para hacer que esta quedase frente al Palacio del Quirinal de forma que el papa pudiera disfrutar de sus vistas en todo momento.

Años mas tarde, en 1730, durante el barroco, el papa Clemente sacó a concurso el proyecto de remodelación de la fuente y aunque Nicola Salvi no fue el ganador, finalmente fue el encargado de hacer la obra quién añadió ideas del proyecto de Bernini.

Su reforma se inició en 1732 y terminaron 30 años después, mucho tiempo después de la muerte del Papa y del mismo Salvi, pero antes se encargó de rubricar la obra escondida detrás de una vasija esculpida con la idea de que ningún otro estropease el conjunto de la obra con una fea firma.

Finalmente en 1762, y de la mano de Guiseppe Pannini, la Fontana di Trevi fue terminada.

La fuente ha permanecido intacta desde entonces, y solo en 1998 fue restaurada para limpiar la piedra e instalar bombas de agua en un circuito cerrado.

fotos vía: commons.wikimedia.org

 



Roma y el Lacio está situada justo en el centro de país. Situado en el lado oeste toca por el norte con Umbria y Toscana, por el sur con los Abruzos, Molises y Apullia, así como con Nápoles y la Campiña. Y enfrente de sus costas se sitúa Cerdeña.

El paisaje de toda la parte que compone el Lacio está repleta de paisajes de los más variopintos que van desde suaves colinas a montes y costas resplandecientes bañadas por el sol.

Se trata de una fértil región en la que los viñedos y olivares forman parte del paisaje, y es por ello por lo que se le conoce como la región del vino y el aceite. Su fauna está compuesta de  jabalís y otras piezas de caza, muy comunes en la zona, las cuales componen gran parte de su gastronomía.

La cocina para los italianos es una parte cuasi sagrada de su cultura y como referencia tenemos que el movimiento a favor de la cocina lenta se gestó en el Piamonete como protesta a la apertura del primer local McDonald´s en Roma en 1986.

Sus dos vinos principales son el Frascati, vino blanco, seco y afrutado y el Torre Ercolana.
El Fracassi clásico se elabora en unas pequeñas montañas de origen volcánico conocidas como los "Castelli Romani" o El Castillo Romano.

En Castel Gandolfo, situada a 20 km de Roma, se encuentra la residencia de verano del Papa.  Y es además una zona de gran importancia que lleva encierra mucha historia.

Ya en la época del Emperador Augusto la zona era un referente en producción de vino y de ella salían más de 10 tipos. Y en la época de la Reina  Victoria María, esposa del  Rey  Jorge V  de  Inglaterra, fué un vino que se introdujo en la corte, ya que la regente era enamorada del vino  Frascati, lo  quiso  entre  los  vinos de la Corte Inglesa. 

Es un vino amarillo de graduación alcohólica moderada 11º-11,5º en la que se usan hasta 5 tipos de cepas. Existen tres tipos, el FRASCATI, FRASCATI SUPERIORE y el FRASCATI CANNELLINO, que es el más antiguo. 
Se sirve a 8º y puede acompañar todos los platos típicos italianos desde las pastas, al pollo, al  cordero y  a  todos los pescados y mariscos.  
La bodega más conocida que produce este vino es la Fontana Cándida.

El Lacio es una gran zona de producción de aceite y representa el 4,3% de la producción total del país. El más conocido es el el aceite de oliva del Sabina, producida por los Olivares en Fara in Sabina, un municipio de 12.081 habitantes de la provincia de Rieti.



La auténtica cocina italiana tienen sus verdaderos orígenes en Roma, y más concretamente en el área del Testaccio, cerca del antiguo matadero. Allí a los matarifes ( vaccinari) se les pagaba generalmente en especie y concretamente con los menudillos, partes de los animales que no todo el mundo quería.

Concretamente los menudillos son las vísceras comestibles , entre las que se incluyen el corazón, las molleja, el hígado, cabeza, pezuñas, rabo, tripas, sesos y otros órganos internos. Estos cocinados de forma creativa, a fuego lento y con muchas especias y hierbas, dan como resultado como resultado unos sabrosos platos que muchos elevan a delicia culinaria.

Un plato que se puede encontrar en muchos menú de sus restaurantes es el coda alta vaccinara, que es el rabo de toro al estilo matarife, guisado con hierbas, tomate y apio. O el Abbacchio alla cacciatore, que es cordero lechal cocinado con anchoas, ajo, romero, aceite de oliva y regado con vino Castelli Romani o su variante al horno. Sin olvidar el Fave al Guanciale, que son habas frescas guisadas con aceite de oliva, carrillada de cerdo y cebolla.

Parte de la Cucina Romana tienen también mucha influencia de la gastronomía judía, concretamente de la zona del Guetto a la que deben platos como las Carciofi alla giudea, que no es más que alcachofas enteras fritas en aceite de oliva, o alla romana que va con ajo y menta. O los filetti di baccalá, que son filetes de bacalao fritos con mantequilla.

Los antipasti son entrantes típicos que se sirven antes de la comida y que son acompañada por las Carciofi o las Zucchini, que son las flores de la calabacín fritas.

Un plato típico de la cocina romana es el bruschetta, que es un pan muy tostado impregnado con ajo, sal, aceite de oliva y que va cubierto con diferentes ingredientes. O la típica pizza romana, hecha en el horno de leña muy fina y extracrujiente.

La pasta es otro de los platos que nunca faltan en la mesa y de Roma son platos como los espaguetti alla carbonara, cocinados con panceta (beicon) o guanciale ( carrillada de cerdo), yema de huevo y queso. También tenemos los spaghetti alle vongole, con ajo y almejas. Los Gnocchi alla romana, que son ñoquis de harina de sémola servidos con salsa de tomate y/o carne. O los Bucatini allantimarca, que es un tipo de pasta en forma de tubos que va servida con salsa de tomate picante, beicon gratinado con queso pecorino ( elaborado con leche amarga de cabra). Y los Rigatoni alla pajata que es un tipo de macarrón grueso que va relleno con tripas de ternero lechal.
La cantidad de tipos de platos creados con pasta es tal que se dice que existe una variedad para cada dia de del año.

Los mariscos y pescados son la clave de algunos de los mejores restaurantes que se encuentra en Roma, auténticos templos gastronómicos que no son nada baratos. Una especialidad es la Spigola alla romana, que es Lubina con setas porcini (boletus) al estilo romano.

En Roma las nueces, la fruta y el queso ricotta se combinan para crear deliciosos dulces y tartas. Muy típico es el timballo di ricotta, que es queso ricotta horneado con azúcar, limón, coñac, huevo y canela.
Los helados son producto de una larga tradición cuna de la dolce vita y algunas heladerías ofrecen más de 100 sabores de gelatti caseros. Se pueden encontrar los clásicos, los semifredo más cremosos y semi congelados, y los granizados, que es hielo picado con siropes des sabores.



Roma nevada

Toda europa está pasando unos de los inviernos más fríos que hace muchos años no se recordaban. Y como prueba es que capitales como Madrid o Roma, no no veían nevar hace años, por lo menos con esta intensidad de ahora, que ha llegado a cuajar y cubrir de blanco las capitales.

De Madrid ya no me sorprende ( por algo soy de allí, aunque ahora no viva en la capital), pero si de Roma ya que desde 1986 allí no caía esta cantidad de nieve. Hace 5 años, el 27 de enero del 2005, algunos copos cayeron sobre la ciudad, pero nada digno de reseñar, encambio, mirar como quedó la capital del antiguo imperio romano el día 12 de febrero de este 2010

Los principales monumentos de la capital, como el Coliseo, la Fontana de Trevi y la Plaza Navona, y también la Plaza de San Pedro en el Vaticano, quedaron cubiertos por algunos centímetros de nieve, lo que obligaron a cerrar el Coliseo, para evitar caídas y resbalones, dadas las bajas temperaturas que alcanzaron, ligeramente por debajo del 0ºC

La imagen es preciosa, verdad!

Related Posts with Thumbnails